9 trucos para que tu restaurante sea todo un éxito

9 trucos para que tu restaurante sea todo un éxito

Categorías : Restauración

Lograr que un restaurante sea todo un éxito tiene mucho que ver con la calidad de los productos que este ofrece, algo con lo que podemos ayudarte; dispón de los mejores productos echando un vistazo a la oferta que tenemos este mes y ten cubierto el punto más importante para situar tu restaurante en el número uno del ranking de los locales preferidos de tus clientes.

¿Ya cuentas con los mejores ingredientes? Ahora solo necesitas una única cosa para sacar el mayor partido a los secretos mejor guardados de la hostelería: apelar al área emocional de tus clientes. Sí, como lo lees. El éxito de la hostelería se basa, en mayor medida, en la experiencia emocional de los clientes, y los mejores locales lo saben muy buen. Sigue leyendo y descubre los secretos que terminarán de convertir tu restaurante en un auténtico éxito en ventas:

1-      Los trucos con la bebida

Los grandes hosteleros ponen en práctica diferentes trucos relacionado con la bebida para estimular el consumo de sus clientes, como servirla en copas o vasos curvos antes que en rectos, provocando así que los clientes beban más rápido. Esto se debe a nuestra incapacidad de medir la cantidad de líquido en un vaso curvo. En cambio, es mucho más sencillo saber cuándo hemos llegado a la mitad de la bebida en un recipiente recto y estrecho (momento en el que comenzamos a beber más lentamente). Por lo tanto, si quieres que tus clientes beban más rápido y pidan otra ronda, sirve tus bebidas en vasos anchos y cortos o en copas.

Otro truco muy socorrido es traer el vino antes, incluso, que la carta, ya que, un simple trago, además de volvernos más persuasibles, nos abre el apetito. Aumenta tus ventas obsequiando a tus clientes con una copa de vino antes de llevarles la carta. Y, para hacer un negocio redondo, no te olvides de colocar el vino que mayor beneficio te traiga como el segundo más barato de la carta ya que, generalmente, tendemos a elegir esa botella, más que nada para evitar parecer tacaños al elegir la más barata.

2-      Ofrécele acompañamiento o incentivos

Una ración de patatas, una segunda botella de vino, preguntar si desean cóctel o postre… Son pequeños detalles que pueden incrementar la cuenta del cliente y, en consecuencia, nuestro beneficio.

3-      El buen trato es la clave

Las críticas en redes sociales relacionadas con el trato recibido y la experiencia vivida son cada vez más habituales. Por ello, el camarero debe ser un experto en marketing y en psicología para adaptarse a cada cliente sin perder su propia personalidad, lo que repercute muy positivamente en la experiencia del consumidor. Recuerda que lo que buscas es generar una buena experiencia en los clientes, lograr así buenas críticas y que, sobre todo, repitan. Ten muy en cuenta a tu personal; son los embajadores de tu marca.

4-      Lo principal: la carta centrada en tus objetivos

Con una carta pequeña y centrada en nuestros platos estrellas evitamos riesgos y centramos la experiencia del cliente en nuestro terreno. La clave es la concisión y describir los productos de forma atractiva centrándonos en las tres eses: social, sostenible y saludable. Nombres como pulpo a la gallega, solomillo de vaca o pescado salvaje cumplen esa función y se venden solos. Huye de los nombres complicados y enrevesados y del exceso de opciones. Tener que elegir entre muchos platos provoca abrumación en el cliente que acabará eligiendo únicamente los que ya conoce.

5-      Ordena bien el menú

Nuestros ojos comienzan la lectura en la esquina superior derecha y solemos recordar mucho mejor lo primero y último que leemos. Con estos trucos psicológios en cuenta, sitúa tus platos estrellas y los que mayor rentabilidad te aportan en los ‘puntos calientes’ de la carta: la esquina superior derecha e izquierda y la parte central. También puedes utilizar las zonas más visibles para mostrar el plato más caro y así, el resto de la carta parecerá mucho más barata a partir de él.

6-      El precio, alto o bajo, he ahí la cuestión

Una buena estrategia a seguir es la de eliminar el símbolo del euro de los precios o, directamente, escribirlo con letras. De esta manera, se disminuye el sentimiento de culpa por gastar de los clientes. Recuerda también que los precios acabados en 0,90 0,95 o 0,99 crean una ilusión de ahorro en el cliente que lo ve como una oferta mucho más atractiva que un número completo. Un efecto similar lo tienen los números que fonéticamente son más cortos, ya que provocan la sensación de que son más bajos (50 suena más barato que 48). Aun así, esto no vale para todos los restaurantes; ten en cuenta lo que tus clientes esperan de tu local. En ocasiones buscan aquello que denota valor y eso lo refleja el precio. Debes centrar tus precios según tu audiencia y tu nivel.

Una costumbre que debemos desterrar es la de colocar los precios de mayor a menor en línea descendiente para evitar así que el cliente baje con el dedo y seleccione el producto más barato de la carta.

7-      ¿La cubertería y la vajilla importan? Por supuesto

Cuanto más pesan los cubiertos, más valoramos la calidad de lo que comemos con ellos, por lo que nos resulta más fácil pagar más por ello. ¿Y la vajilla? La forma de los platos influyen en el deseo de consumir del cliente y su diseño se centra en ello. Recuerda esto: La misma cantidad de comida nos parecerá mayor servida en un plato pequeño que en uno grande.

8-      Emplata con gusto y triunfa

Según un estudio, estamos dispuestos a pagar más cuando los ingredientes están colocados de forma horizontal. Teniendo eso en cuenta, emplata y presenta tus platos con cuidado y esmero agradando así a los comensales, que no dudarán en repetir y compartir su experiencia en redes sociales.

9-      La decoración, tu fiel aliada

El ambiente juega un papel fundamental para motivar al cliente a consumir más. Si tu comida está especializada en alguna región, centra tu decoración en ella. Además, los colores cálidos y vivos, como el rojo, el naranja o el amarillo pálidos, animan y estimulan el consumo. Centra tu decoración en esa gama de colores, tanto en cubertería y vajilla como en la decoración principal de tu local para convertir tu restaurante en un auténtico éxito.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)