Cómo hacer Bacalao al Pil pil con aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer Bacalao al Pil pil con aceite de oliva virgen extra

Categorías : Alimentación

El origen del bacalao al pil pil se basa en una leyenda cuanto menos curiosa. Cuentan las habladurías que, a mediados del siglo XIX, el bilbaíno Simón Gurtubay realizó un pedido de 20 ó 22 bacaláos. Sin embargo, olvidó acentuar la ó, por lo que acabó recibiendo 22.022 pescados salados. Casualmente, las tropas carlistas sitiaron Bilbao y, al poco tiempo, los alimentos comenzaron a escasear, lo que provocó que sus vecinos adquirieran sus pecados para huir de la hambruna y los cocinaran con la ingente cantidad de aceite que también había en la ciudad. De esta manera, nuestro protagonista se enriqueció y se comenzó a popularizar esta receta de bacalao al pil pil.

Debido al origen humilde de este plato vasco, solo necesitas tres ingredientes para preparar la exquisita receta. Un poco de bacalao, unos ajos y un buen aceite de oliva virgen extra son suficientes para cocinar esta deliciosa receta de bacalao al pil pil. Pero recuerda, deben ser ingredientes de la mejor calidad; encuentra los principales en nuestro apartado de ofertas y aprovecha la oportunidad de adquirir el mejor bacalao y el aceite de oliva virgen extra Butamarta al un precio increíble.

¿Ya tienes los ingredientes? Pues sigue leyendo para conocer la receta completa de este sencillo y, a la vez, exquisito plato:

Ingredientes para 2 personas de bacalao al pil pil:

-          200g de Bacalao salado

-          4 dientes de ajo

-          1 guindilla (si se desea)

-          500ml de aceite de oliva virgen extra Butamarta

Elaboración del Bacalao al pil pil:

  1. Lavamos los trozos de bacalao y los ponemos a desalar en agua muy fría dentro de la nevera entre 24 y 48 horas, dependiendo del tamaño del bacalao. Recuerda cambiar el agua en el que se desalan cada 8 horas.
  2. Después de ese tiempo, colocamos el bacalao sobre papel de cocina para que se seque. Mientras, colocamos una cazuela en el fuego para calentar el aceite de oliva. Cortamos los ajos en rodajas y, junto a la guindilla, los echamos a la cazuela. Bajamos el fuego y los retiramos en cuanto se doren un poco.
  3. Apagamos el fuego, dejamos que el aceite se enfríe hasta los 90º y echamos los lomos de bacalao con la piel hacia arriba. Dejamos que se cocine poco a poco con el aceite templado cubriendo el pescado.
  4. Para saber si ya está listo, aplasta el bacalao con una cuchara y comprueba que traspasa la piel. Lo sacamos de la cazuela y lo conservamos en una fuente. Mientras, dejamos que se enfríe el aceite y lo retiramos casi todo de la cazuela, respetando la gelatina y el líquido que queden al fondo.
  5. Añadimos entonces el aceite y el líquido que ha soltado el bacalao mientras se enfriaba y, con un colador, vamos incorporándolo en movimientos circulares para que se ligue. A continuación, añadimos el aceite reservado poco a poco batiendo al mismo tiempo hasta conseguir la cantidad de salsa que queramos. Si no logras ligar la salsa, añádele una cucharadita de agua fría para facilitar el proceso.
  6. Cuando la salsa tenga la consistencia necesaria, volvemos a poner la cazuela a fuego bajo e introducimos los trozos de bacalao de nuevo con la piel hacia arriba. Con ellos dentro realizamos movimientos circulares con la cazuela para evitar que la salsa se desligue mientras el plato se calienta.
  7. Cuando esté caliente servimos el bacalao a un plato cubierto de salsa y decorándolo con los ajos laminados, la guindilla y perejil picado. ¡Listo!

Share

Añadir un comentario

 (con http://)